viernes, 10 de noviembre de 2017

Un país de siervos?

Los políticos españoles, en el gobierno o en la "oposición", desde Franco hasta hoy, consideran a los ciudadanos españoles cómo una reata de siervos.....y, obviamente, a los siervos nunca se les pregunta, se les ordena y punto. Así que la idea de que a los ciudadanos catalanes se les podía preguntar por si querían o no la Independencia, se les hizo absurda.....¿preguntar a los siervos? Y, en consecuencia, lógicamente, vino y viene y vendrá todo lo que ha venido, y viene y vendrá.

David Bollero, en "El Público" de este pasado día 8, era más crudo cuando titulaba:

"Un país de idiotas"

y escribía:


En el país de los ciegos, el tuerto es rey. Dichoso refranero, qué sabio es. El dicho que arranca este artículo bien se podría aplicar a un país y a sus gobernantes. Los ciegos, claro está, sería la ciudadanía, el tuerto, los poderes fácticos y gobernantes -¿acaso no son lo mismo?
Imaginen un país en el que la corrupción campa a sus anchas. Una nación que sufre una profunda crisis de Estado, evidenciada en una región en la que buena parte de sus habitantes quieren separarse. Piensen en un país donde la desigualdad bate récords, donde las empresas son unas privilegiadas, fiscalmente hablando, frente la ciudadanía es la que asume la práctica totalidad de la carga fiscal.
Dibujen en su mente un país en el que mientras los brotes violentos de la ultraderecha se multiplican, las fuerzas del orden no intervienen, aún con la resaca de una represión policial brutal e injustificada. Una patria en la que la violencia de género se ha llevado ya por  delante más vidas que el terrorismo.
Un país en el que el partido político que lo gobierna normalizó la corrupción hasta el punto de financiar con ella sus campañas electorales… un Estado cuyo presidente, según apunta el instructor de una causa judicial, cobró dinero en B…
¿Han conseguido tener en la cabeza el dibujo de un país así? Bien, pues ahora piensen en que diseñan una camiseta oficial para la selección de fútbol y se para el mundo, se genera una polémica que eclipsa todo lo que les he enumerado previamente.
¿Es o no es fácil gobernar a un pueblo tanto simple como ese? No podrán negarme que el tuerto, sí, ese que cobró en B, se lo pasaría en grande, viendo cómo l@s tont@s discuten y no hablan más que de una camiseta mientras el país se va a pique. El tuerto, viendo la escena con su único ojo, seguro que pensaría que para cuando al atajo de idiotas se les pase la discusión por la camiseta no habrá más que lanzar otro trapo al aire, éste con tres franjas bicolores y ya está, de nuevo la distracción está servida.
¿Para qué hace falta ser honesto? ¿Para qué tener mente de estadista y gobernar para el interés general si el pueblo vive sumida en la más absoluta estulticia? ¿No es más sencillo robar a manos llenas y, además, reírse a la cara de los que roban porque están dándole vueltas a esa maldita camiseta?
Me alivia pensar que no puede haber un pueblo como el descrito, tan sumamente estúpido y manipulable, ¿verdad? … ¿verdad?

sábado, 3 de junio de 2017

sábado, 22 de abril de 2017

El esperpento de la Semana Santa española


El esperpento nacional (versión andaluza)


Susana Díaz, el hermano de la congregación de Mena Antonio Jesús González, durante su visita a la guardia de Honor de las escuadras de gastadores de la Legión al Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas

lunes, 14 de noviembre de 2016

Trump

Trump


Los lacayuelos de los medios de comunicación españoles se pasan las horas y las páginas elucubrando sobre los males que a la Humanidad Democrática se le vienen encima tras la victoria electoral de Trump.

Nosotros hemos querido profundizar, ir más lejos...y hemos llegado hasta el Muro de Berlín......

Todo empezó, hemos reflexionado aquí en la Caballería Roja, todo esto empezó en 1989, la noche del Jueves 9 al Viernes 10 de Noviembre de 1989, para ser precisos, cuando cayó el Muro de Berlín, entre el regocijo y el jolgorio de los demócratas todos del mundo occidental, incluído -pués se atribuyó el mérito - el Papa Wojtila.

Caído el Muro, vencida finalmente la hidra comunista, el liberalismo económico tenía el campo libre. El Capitalismo, definitivamente, había triunfado.

El espectro que se  cernía sobre Europa -en 1848. "Manifiesto comunista" de Marx y Engels-, se había evaporado en la nada. El Ejército Rojo, nada fantasmal, que avanzó victorioso hasta Berlín -1945- había dejado se ser una amenaza con el Muro caído.

Y la Socialdemocracia, el Estado del Bienestar.....perdieron su sentido, su utilidad, el de muro contra el comunismo, que hacía soñar a los desgraciados del mundo con su redención.

Nada que temer. Vía libre, pués, al Neoliberalismo, al Capitalismo de toda la vida, sin trabas, sin malas conciencias, sin los tapujos de la socialdemocracia....

Perdida su utilidad, los partidos socialistas se deslizan cuesta abajo hacia la irrelevancia. ya no sirven, ya no ofrecen soluciones "necesarias".....

Pero, ¡ay!, el liberalismo económico, que tanta riqueza crea, deja masas crecientes de indigentes, de marginados, de pobres. También en las democracias occidentales. Llegan las crisis -periódicas, inevitables- y los trabajadores ganan menos -hay un exceso de mano de obra en el mercado mundial- los ricos ganan más....y aquellos comienzan a cabrearse.

Millones de parados, millones de trabajadores pobres, millones de excluídos.....En todo el mundo, pero, también en el mundo occidental. En USA también...

Pero, ¿a quién se le ocurriría volver a pensar, a proponer ideas socialistas, comunistas como remedio de la situación de creciente desigualdad? ¡Anticuados!

Más ¡algo hay que proponer! que las gentes pueden cabrearse demasiado y ¡quién sabe hasta dónde se podría llegar!

Y, entonces, aquí llega el Populismo. El de derechas. Los culpables son los emigrantes, los sudacas, los negros, vagos, viviendo de las ayudas sociales que pagamos nosotros los honrados trabajadores, cuando no robando....

Los taxistas, los tertulianos, los funcionarios con puesto fijo para toda la vida....nos cuentan, escandalizados, cómo el Salario de Integración Social -¡tan generoso en el País Vasco¡- y las ayudas sociales, también en USA, fomentan la vagancia de emigrantes, de negros, de sudacas....

La culpa, la responsabilidad, no es de los Botín, los Amancio Ortega, los Roig, los Villar Mir, los Florentino Pérez....que se enriquecen insaciables , y pagan pocos impuestos, mientras los trabajadores y los parados se empobrecen. ¿Quién se atreve, audaces periodistas, a denunciarlo en una prensa que es de su propiedad?No, la culpa es de los miserables que chupan de nuestros impuestos, que pagamos muchos.

Y, estos, estos ciudadanos votan a Trump.....votarán a Marie Le Pen....y no votarán a Rivera porque les basta con votar a Rajoy.....

De su lado, los llamados populistas de izquierda, los de Podemos en España, no se atreven a pronunciar más allá de un tímido discurso socialdemócrata, que ya no sirve para nada ni convence a nadie.

En fin, seguirán los opinadores de la tele, de los diarios españoles -los que mayormente consumimos. elucubrando sobre las perversidades -reales, por cierto- de Trump.....como si la señora de Clinton y Obama -Afganistán, Iraq, Siria, Libia....- fueran angelitos.....o sea, pretendiendo que traguemos hostias como ruedas de molino.

Dicho lo cuál, en la Caballería Roja nos retiramos a un bosquecillo de abedules en la estepa a descansar, que vienen peores tiempos.

¡Salud y República!